La descontaminación de la escena del crimen consiste en la eliminación de todos aquellos elementos que son ajenos al escenario original, ya sea por la existencia de elementos de interés forense como el cuerpo de la víctima u otros elementos de prueba, la existencia de personal policial o ajeno a la escena como fue encontrada o bien la adecuación de la fotografía a las condiciones lumínicas en las que presumiblemente se habría llevado a cabo el hecho investigado.

Tiene como finalidad permitir una mejor valoración del escenario por parte del juzgador, o bien posibilitar el análisis de la fotografía tal y como debió ser tomada si se hubiera obrado diligentemente (tal el caso de personal policial circulando donde debería encontrarse únicamente la víctima y el material probatorio).

Esto a menudo constituye un desafío tanto para el juzgador, como para la parte que tiene que exponer sobre el modo de ocurrencia del delito.

Dr. Santiago Luis Pupi Cervio

Penalista